RINOPLASTIA SIN CIRUGIA O RINOMODELACION

El temor a la cirugía plástica impide que muchas personas contemplen la idea de operarse la nariz. La alternativa a pasar por el quirófano es la rinomodelación (o rinoplastia sin cirugía) en la que un especialista estético moldea la nariz inyectando  implantes.

El doctor primero aplica una crema que tiene efectos anestésicos y a los pocos minutos empieza a aplicar, debajo de la piel y con unas inyecciones, unos implantes con los que irá moldeando y dando forma a la nariz.

Estos productos se inyectan en lugares muy precisos como son la parte superior de la nariz, se pueden rellenar pequeños huecos, suavizar ángulos o cambiar el ángulo de la punta de la nariz. Aunque esta técnica no puede reducir el tamaño de una nariz grande, si puede devolverle la simetría.

En una rinomodelación se usan rellenos dérmicos como Restylane® ó Radiesse® para dar forma y definir la nariz.  Estos implantes están aprobados por la FDA americana.

Hay ciertas características de la rinoplastia sin cirugía  que deben de tenerse en cuenta:

  • El procedimiento dura poco tiempo, y se realiza en un consultorio, sin necesidad de utilizar anestesia general ni permanecer en reposo.
  • Se utiliza una anestesia local muy leve para que no duelan las inyecciones que colocan los injertos.
  • Existen diferentes tipos de sustancias en el mercado cuyos efectos pueden durar desde los 6 meses (Restylane) hasta los 2 años (Radiesse). Pasado este tiempo, el paciente deberá volver cada año al consultorio para realizarse unos retoques.
  • No se recomienda que menores de 17 años se sometan a una rinoplastia sin cirugía.
  • La rinoplastia sin cirugía no es una buena opción en todos los casos. Aquellos pacientes que deben realizar grandes transformaciones o modificar la estructura ósea de la nariz, deberán recurrir a rinoplastia tradicional.
  • El postoperatorio es más llevadero que el de la operación de nariz. El paciente debe tomar antibióticos y llevar una cinta adhesiva (que simula una férula) hasta que el injerto queda bien fijado en la nariz.  Durante la siguiente semana, deberá evitar realizar  deportes o tareas que demanden mucho esfuerzo.
  • El precio de una rinoplastia sin cirugía varía en función del implante utilizado y del número de sesiones que se requieran para alcanzar el objetivo deseado. El precio de una rinoplastia sin cirugía puede variar en España entre los 200 y los 400 Euros, mientras una cirugía de nariz tradicional costaría entre 2000 y 4000 Euros.

La rinoplastia sin cirugía es una buena alternativa para aquellos pacientes que desean retocarse la nariz sin pasar por el quirófano.  Los resultados que se obtienen pueden ser muy rápidos y buenos aunque no es una técnica que esté exenta de riesgos.  Estos riesgos se pueden presentar como el cambio de color de la piel que recubre la nariz, el endurecimiento de algunas zonas, deformidades o granuloma.