Rinoplastia de Revisión o Rinoplastia Secundaria

La rinoplastia de revisión o rinoplastia secundaria es la cirugía que se realiza sobre la nariz de un paciente previamente operado de rinoplastia.  En estos casos se realiza una rinoplastia de revisión o secundaria porque en la primera operación el paciente o cirujano plástico no quedaron satisfechos con los resultados bien por razones estéticas, bien por razones médicas.

Es posible que después de una primera rinoplastia la forma final de la nariz no se ajuste a las expectativas iniciales del paciente, por lo que el paciente podría solicitar una rinoplastia de revisión o rinoplastia secundaria para corregir la nariz y conseguir así tener la nariz que quería desde el principio y que le había llevado a meterse en un quirófano.

También puede darse el caso de necesitar una rinoplastia secundaria por causas médicas, por ejemplo porque después de la primera operación la funcionalidad de la nariz no es la adecuada.  Esto podría deberse, entre otros motivos, a una mala praxis o bien a algún golpe recibido en la nariz los días que suceden a la operación. En cualquier caso, la complejidad de la rinoplastia de revisión es mayor que la de la rinoplastia primaria, y se considerada una de las operaciones estéticas más complejas. Por este motivo, no todos los cirujanos están preparados para llevarla a cabo ya que necesitan la suficiente experiencia y pericia para llevar a cabo una buena operación. La rinoplastia de revisión o rinoplastia secundaria puede realizarse de dos maneras diferentes que son: de manera abierta o de manera cerrada. Se suele recomendar la rinoplastia abierta en aquellos casos en los que la revisión se debe a motivos puramente estéticos, ya que esta cirugía permite que el cirujano pueda calibrar en todo momento las modificaciones que lleva a cabo, es decir, lo que añade y lo que quita. Por el contrario, la rinoplastia cerrada se realiza sin poder ver la nariz y se trabaja “a ciegas”desde el interior, por lo que los resultados no son tan precisos como en la técnica anterior.

Cualquier persona que no haya quedado satisfecha con una primera rinoplastia o que sufra efectos secundarios adversos como consecuencia de la primera operación, es una buena candidata a pasar de nuevo por el quirófano y realizarse una rinoplastia secundaria o de revisión.

Fuente: New York Prebysterian Hospital

Comments are closed.