RINOPLASTIA CERRADA O ENDONASAL

La rinoplastia cerrada es una cirugía en la que el cirujano plástico realiza la operación a través de las fosas nasales, sin dejar cicatrices visibles en el rostro. El cirujano realiza las incisiones para modelar el hueso y el cartílago a través de las narinas (los orificios nasales).  Esta operación tiene la ventaja de que no produce ningún tipo de marcas en la nariz como sí ocurre en el caso de la rinoplastia abierta.

La rinoplastia cerrada es una cirugía nasal que se utiliza generalmente en aquellos casos que no revisten gravedad ni complejidad. El cirujano, previo acuerdo con el paciente, decidirá si utiliza una técnica cerrada. La decisión la tomará evaluando los estudios pre-quirúrgicos y los deseos de reconstrucción del paciente.

Hay ciertos puntos a tener en cuenta en el momento de someterse a una rinoplastia cerrada.

Es indispensable que el cirujano que la lleva a cabo tenga experiencia y gran destreza.

Las maniobras que se pueden hacer con la rinoplastia cerrada son limitadas, pues los orificios nasales no permiten llegar cómodamente a lugares como la punta de la nariz.

La rinoplastia cerrada es menos invasiva y ofrece una hinchazón menor que la rinoplastia abierta.

Una vez que la nariz se ha moldeado internamente, la piel se retrae tomando la nueva forma, sin necesidad de otra cirugía estética.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.