RIESGOS Y EFECTOS SECUNDARIOS DE LA CIRUGIA DE NARIZ

La rinoplastia es una operación que como toda cirugía, tiene sus riesgos y posibles efectos secundarios.  Durante las entrevistas previas a la cirugía, deberás pedir a tu cirujano que te explique los riesgos específicos de esta operación.   Es necesario advertir que los riesgos de la rinoplastia pueden disminuir notablemente si sigues al pie de la letra las recomendaciones que le dará el cirujano antes y después de la cirugía.

Después de la operación, podrían aparecer los siguientes efectos secundarios:

  • Pequeños puntos rojos sobre la piel. Estas pequeñas manchas son pequeñas roturas de los vasos sanguíneos que por alguna razón se han abierto o se han roto debido a la cirugía. En todos los casos, estos puntos desaparecerán al poco tiempo. También se han registrado casos aislados en los que estos puntos quedan permanentes.
  • Inflamación o Hinchazón. La nariz  permanecerá inflamada por lo menos un mes. Pasado ese periodo, las partes de la nariz se irán acomodando a la nueva estructura nasal. Los cirujanos plásticos coinciden en que los resultados finales se empezarán a ver pasados los 6 meses desde la rinoplastia.
  • Cicatrices indeseables. Las cicatrices pueden aparecer cuando se utiliza una técnica de rinoplastia abierta (“cielo abierto”), ya que con la técnica cerrada no quedan cicatrices visibles (pues se trabaja en el interior de los orificios nasales).
  • Riesgos respiratorios. Solo el 1% de los pacientes desarrollan algún inconveniente respiratorio después de la rinoplastia. En estos casos, existe la posibilidad de una nueva intervención para resolver el problema respiratorio.
  • Riesgos estéticos. Generalmente se deben a un error en la técnica quirúrgica utilizada o a reacciones propias del organismo, especialmente la piel y los cartílagos. Entre los resultados estéticos indeseados se pueden mencionar: la asimetría nasal, pinzamientos de la punta  de la nariz (por una inadecuada incisión de los cartílagos),  irregularidades en el contorno de la piel y exposición excesiva de los orificios nasales.
  • Necesidad de volver al quirófano. Los expertos afirman que uno de cada diez pacientes podrá necesitar una segunda intervención. Otras fuentes señalan que esto ocurre en uno de cada 5 pacientes.  Tales casos no son predecibles y ocurren incluso en pacientes de los mejores cirujanos.

Otros efectos secundarios son:

  • Cambios en la sensibilidad cutánea.
  • Dolor persistente.
  • Sangrado recurrente.
  • Pérdida del sentido del olfato.

Los riesgos de la rinoplastia incluyen aquellos relacionados con cualquier cirugía, por ejemplo:

  • Infecciones.
  • Riesgos de anestesia.
  • Visibilidad de las suturas internas.